¿Es seguro amamantar a los bebés con leche materna extraída durante la pandemia de COVID-19?

El COVID-19 se propaga entre personas que entran en contacto directo, principalmente a través de las gotitas que expele una persona infectada cuando tose, estornuda o habla. Hasta la fecha no hay evidencias que demuestren que el COVID-19 se contagie de la madre al bebé a través de la leche.

Si eres madres y tienes COVID-19, puedes transmitirle el virus a tu bebé a través de pequeñas gotas que se propagan cuando hablas, toses o estornudas. Habla con tu médico para decidir si debería continuar amamantando a tu hijo. La leche materna es la mejor nutrición para tu bebé y puede protegerlo contra muchas enfermedades.

Amamantando covid

¿Mi bebé puede seguir amamantándose o tomando la leche materna extraída si obtengo un resultado positivo de COVID-19 o si soy una persona bajo investigación?

Sí, los bebés pueden seguir tomando la leche materna, aunque obtengas un resultado positivo de COVID-19. Se recomienda extraer la leche con sacaleches (extractor) manual o mecánico, después limpiarse con cuidado los pechos y las manos y contar con un cuidador sano que le dé la leche al bebé.

Recuerda a todos los cuidadores que se laven las manos exhaustivamente antes de tocar los biberones , alimentar o cuidar a tu bebé. Si decides amamantar directo del pecho, tome todas las medidas recomendadas para prevenir una posible propagación del virus, usa una máscara y sigue atentamente las medidas de higiene en pechos y manos.

Extractor de leche

Si tengo COVID-19, ¿puedo estar en la misma habitación que mi bebé?

Si tienes COVID-19 o sospechas que lo tienes, la forma más segura de mantener sano a su recién nacido es permanecer en una habitación diferente, donde no esté el bebé. Un cuidador sano deberá cuidar al bebé y puede alimentarlo con leche materna extraída.

Si decides mantener al bebé en la misma habitación donde estás, mantén una distancia de al menos 1,8 metros, cuando esté más cerca usa un cubrebocas y asegúrate de tener las manos limpias.

Recuerda consultar a tu médico de cabecera o pediatra ante cualquier duda que tengas.

FUENTE:  healthychildren.org

No olvides seguirnos en redes sociales:
Facebook 
Twitter 
LinkedIn

Write a comment
SCROLL UP