¿Por qué me duele?

El dolor es una señal del sistema nervioso de que algo no está bien. Este puede ser intermitente o constante, agudo o sordo, puedes sentirlo en algún lugar del cuerpo o generalizado. 

Existen dos tipos de dolor: agudo y crónico. En general el dolor agudo aparece de repente debido a algún factor como una lesión, inflamación o alguna enfermedad. Este puede ser diagnosticado, tratado y desaparece, pero en algunos casos existe la posibilidad de que se convierta en dolor crónico. 

Dolor crónico y agudo

El dolor crónico por otra parte dura mucho tiempo y puede causar problemas graves. Este tipo de dolor no siempre es curable pero existen muchas formas de tratarlo. Este tratamiento depende de las causas y el tipo de dolor. 

Hay tratamientos que usan medicamentos como los analgésicos y hay otros tratamientos sin medicamentos como la acupuntura, la fisioterapia y a veces la cirugía. 

Alguno de los medicamentos más usados para combatir el dolor es el ibuprofeno. Este es un analgésico y antiinflamatorio, su acción se basa en inhibir la síntesis de las prostaglandinas por lo que ejerce una eficaz acción analgésica, antipirética y antiinflamatoria. 

Está indicado en el tratamiento del dolor e inflamación asociado con:  torceduras, lumbalgias, contusiones, dental, cabeza, resfriado común o influenza y para el alivio de la fiebre. 

Otro de los medicamentos más usados para combatir el dolor es el paracetamol, este además de combatir el dolor ayuda a reducir la fiebre gracias a su acción antipirética. 

Fiebre paracetamol

El uso de este medicamento generalmente está indicado para dolores leves a moderados, es decir puede combatir un dolor agudo. 

Recuerda jamás automedicarte con ningún medicamento. Siempre que tengas alguna molestia consulta a tu médico de cabecera para que te indique que puedes tomar y que no.

SCROLL UP