Estornudos, congestión nasal, tos… son sólo algunos de los síntomas de una enfermedad respiratoria. 

Estas enfermedades pueden afectar las vías respiratorias altas (nariz, garganta, tráquea y bronquios) o las vías bajas, es decir, a los pulmones. Las primeras son las más frecuentes y engloban, por ejemplo, la rinofaringitis aguda (resfriado común), la faringoamigdalitis y la rinosinusitis. Las infecciones de los pulmones, denominadas neumonías, son más graves pero mucho menos comunes. 

En función de la causa, se clasifican en víricas -la mayoría- y bacterianas. Estas son algunas de las infecciones más comunes:

  • Resfriado común. Si empiezas con congestión nasal y mocos, tos, estornudos, malestar general y dolor de cabeza, a veces con fiebre, probablemente sufras un resfriado común, generalmente debido a los rinovirus. Es frecuente que el moco sea inicialmente acuoso y luego más espeso y amarillo por la acumulación de células muertas y otros desechos, pero esto no significa necesariamente que se precise un antibiótico.
  • Faringitis. Si el síntoma principal es el dolor de garganta, lo más probable es que tengas una faringitis, que puede ser vírica o bacteriana. Distinguirlas no es fácil. Si además del dolor tienes síntomas de resfriado, casi siempre el causante es un virus. Si, por el contrario, no tienes ni tos ni mocos y la fiebre es mayor de 38 °C, es posible que la culpable sea una bacteria. La presencia de las famosas «placas» blancas en la garganta y de ganglios -que se notan como bultos- dolorosos en la garganta apoyan este diagnóstico.
  • Rinosinusitis. Es una infección de la mucosa que recubre la nariz y los senos paranasales (unos espacios huecos que están detrás de nuestra frente, nariz y ojos) y que origina mucha congestión, dolor en la cara, malestar general y fiebre. Si esta es mayor de 39 °C, la secreción nasal parece pus o los síntomas empeoran a partir del quinto día, lo más probable es que el origen sea una bacteria y, por tanto, necesites un antibiótico.

LEE TAMBIÉN: 5 HÁBITOS QUE DAÑAN TU SALUD PULMONAR


Cómo prevenir las infecciones respiratorias

Las enfermedades respiratorias se transmiten a través del aire, por medio de gotitas de saliva microscópicas que las personas infectadas transmiten al toser o estornudar. 

También se transmiten a través de las manos, que se contaminan al sonarse o taparse la boca al estornudar. La mejor prevención es no acercarse a personas enfermas, lavarse bien las manos y usar cubrebocas. 

Acude al médico si es que presentas alguna de las enfermedades antes mencionadas, recuerda que puedes acudir a una de las más de 700 Farmacias Gi, que cuentan con consultorio adyacente y grandes precios en todos sus productos. 

Ubica tu sucursal más cercana aquí

Suscríbete a nuestro newsletter y no te pierdas nada de nuestro contenido para cuidar tu salud.